La teoría de los cuatro fogones

Hay una teoría que dice que el tiempo en nuestra vida puede dividirse en cuatro fogones.

El primero, la familia. El segundo, los amigos. El tercero, la salud. Y el cuarto, tu carrera profesional.

La teoría dice que sólo podemos ser eficientes al 100%, dando todo nuestro potencial, en dos a la vez. Es decir, descuidando totalmente los otros dos.

Sin embargo, según la teoría, también podríamos encender todos a medio gas para tener una vida “equilibrada” sin ser especialmente bueno en ninguna de ellas, o descuidar por completo un cuarto y dividirlo entre los otros según más nos intereses.

Podemos montárnoslo como queramos, pero volviendo a lo dicho, según esta teoría sólo podemos dar nuestro 100% en dos a la vez.

Imagino que no soy el único al que le fastidia que me digan que no puedo tenerlas todas, pero la realidad es que la vida es un constante intercambio y debemos estar renunciando cosas en favor de otras a lo largo de nuestra vida. Cuestión de prioridades.

Nuestro tiempo es finito y estamos obligados a decidir como distribuirlo.

Una manera de afrontar esto es teniendo en cuenta de ante mano que tus prioridades irán cambiando con el tiempo.

Quizás ahora mi salud y trabajo sea lo más prioritario, pero en años quizás lo sea ser padre. Nada será para siempre.

Una forma de mirarlo a corto plazo es, enfocándote medio año al trabajo y tu salud, para luego tomarte medio año sabático y tener más tiempo para tu familia, amigos y salud…

Tu elijes como distribuyes tu tiempo.