Confia en tu palabra

Ayer salí de fiesta y cuando me he levantado hace un rato, no me sentía especialmente feliz.

Uno podría decir que es por el alcohol o que la noche no fue bien, pero nada de eso. Bebí, sí, pero no tengo resaca en absoluto, y la noche fue una de esas grandes noches. Bailamos, reímos y hablamos hasta que practicamente amanecia.

¿Por que entonces no estoy contento? ¿Por qué tengo ese sentimiento de culpa?

Por que me fallé a mi mismo.

Salí de casa con la única intención de cenar mientras veíamos la final de la Champions League y no quería salir de fiesta ni beber alcohol.

De hecho, durante la cena, cuando cualquer otro día hubieran caido dos o tres medianas, ayer me limité a un simple botellín de agua. Pero cuando llegó la hora de la verdad y algunos dijeron de tomar “algo”, simplemente no cumplí mi propia palabra y no me fui a casa.

Me fallé a mi mismo y no hay nada más frustante que no cumplir con tu propia palabra.

¿Cómo te sientes cuando un amigo te dice que va a hacer algo y luego no lo cumple? ¿Verdad que no te gustaría ser uno de esos? Pues primero cumple contigo mismo y desarrolla tu propia confianza.

Cree en tu palabra y haz todo lo que digas que vas a hacer.

¿Cómo desarrollar tu propia confianza?

Primero, sé sincero contigo mismo. ¿Eres actualmente alguien en el que puedas confiar? Cuando dices que vas a hacer algo ¿realmente lo haces? Si te dices a ti mismo que vas a ir al gym tres veces por semana, ¿lo cumples?

La mayoría de la gente está en algún punto intermedio. Algunas veces cumple con lo que dice y otras veces no. Pero nosotros no queremos ser de esos ¿verdad?

Eso se va a acabar hoy. Debes decidir que no ser de fiar, incluso a ti mismo, es completamente inaceptable. Eso es debilidad.

Hoy mismo, ponte una meta. Di que vas a cumplir con algo cada día durante los próximos 90 días y cúmplelo.

Cuando cada día lo cumplas, sabrás que estás haciendo algo de valor y que estás cumpliendo tu palabra. Serás alguien del que fiarse y este ejercicio, diariamente, reforzará esa idea.

A partir de hoy, pensarás más las cosas y no dirás que vas a hacerlas al menos que haya un 99% de probabilidades de cumplirlas.

Cumple con algo pequeño cada día y dentro de semanas, meses y años, podrás proponerte cosas aún más significativas. Algunas veces fallarás, pero está bien si eres sincero y realmente lo intentáste.

Nota: Todo esto se dirige a ti y a mi a la misma vez.