Que aporte valor

Llevo varias semanas con la idea de reducir la mayoría de mis posesiones y de simplificarlo todo al mínimo, empezando por mi ropa, zapatillas (aún tengo muchos pares), electrónica, accesorios, libros, etc.

En definitiva, todo lo que tengo.

En realidad, no he hecho otra cosa que tirar o regalar cosas que ya no usaba. Me he dado cuenta de que igualmente suelo ponerme la misma ropa y utilizar lo mismo, y que muy pocas veces, utilizo nada más.

Mientras continuo este “viaje” de liberación, digamos que cada día me siento más ligero y más… tranquilo.

Lo que busco conseguir con todo esto es eliminar todo aquello que crea “ruido” a mi alrededor, quedarme con lo que realmente aporte valor y darme la oportunidad de viajar ligero durante los próximos meses sin necesitar mucho.

Calidad sobre cantidad.

Por ahora me estoy centrando en lo material, pero también llegará el turno en que toque hacerlo con cómo paso mi tiempo, mis relaciones y mi trabajo.

Eliminar placeres superfluos que utilizaba para rellenar el tiempo, como las redes sociales o la televisión, y sustituirlos por otros que me llenen más. Lo mismo con las relaciones y el tiempo con amigos y pareja. Si quedo con ellos, que no sea tiempo vacío, nada de mirar el móvil o quedar por quedar. Escucharlos realmente. Y sobre el trabajo, centrarme en lo prioritario y lo que ofrezca más resultados. Ser más productivo y tener más tiempo para disfrutarlo con lo que me plazca.

Te dejo con una frase que he estado utilizando mucho últimamente. Cuando hagas o compres algo, pregúntate ¿Esto realmente me aporta valor?

Si cuando lo haces, no es así, simplemente continua tu camino.